Homicidio de SACERDOTES en Chihuahua sigue impune a 6 meses del crimen

Los sacerdotes jesuitas de la Sierra Tarahumara fueron asesinados en junio del 2022, y a poco más de 6 meses del hecho, el responsable sigue prófugo.

18 enero 2023
Noticias

Noticias.- Han pasado 6 meses del asesinato de dos sacerdotes y un guía de turistas en Chihuahua y hasta la fecha el responsable sigue profugo. Ante esta situación la iglesia no solo se une en oración por los periodistas, sino también por los que aún promoviendo la paz, son perseguidos y agredidos.

Entre enero y noviembre del 2022, Chihuahua registró mil 554 homicidios dolosos, esto de acuerdo al reporte más reciente del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, manteniéndose en el top de los 6 estados con mayo número de homicidios dolosos en México.

El clima de inseguridad en este estado es tan preocupante, que ni los sacerdotes están a salvo, pues ya han pasado 6 meses del homicidio de los sacerdotes jesuitas: Javier Campos y Joaquín Mora, así como del guía de turistas Pedro Palma y del joven Paul Osvaldo Berrelleza, en la comunidad de Cerocahui.

Te puede interesar: “Si me tocas, te apuñalo”, NIÑA de 12 años se defiende de ACOSADOR en la calle

“Los sacerdotes jesuitas asesinados por ‘El Chueco’ eran personas de bien, eran personas que tenían muchos años trabajando en la zona Tarahumara, estableciendo centros de estudio, escuelas, abasteciendo centros hospitalarios, llevando salud, medicinas; dando cursos de capacitación”, señaló David Saucedo, analista de seguridad.

Cuando en una comunidad la delincuencia no respeta ni a quienes promueven la paz, como ocurrió en Chihuahua, la alerta y la urgencia de atender la seguridad es mayor, según los analistas.

“Y los sacerdotes lo único que hacían era estar ejerciendo su ministerio, donde no tenían nada que ver con el crimen organizado, al contrario, eran un alivio y un bálsamo para toda esta angustia que genera la violencia”, dijo Manuel Balcázar, especialista en inteligencia y seguridad nacional.

La parroquia de San Francisco Javier, en la Sierra Tarahumara era de las pocas trincheras que quedaban para refugiarse ante tanta inseguridad, pero con el episodio del 20 de junio del 2022, la sociedad quedó muy lastimada, según los analistas.

“Refieren que eran personas que normalmente dedicaban prácticamente todo su tiempo, todos sus esfuerzos, para bien de las comunidades de la Sierra Tarahumara; es incomprensible pues que un líder criminal no haya sopesado esta circunstancia”, dijo David Saucedo.

Contenido relacionado
×